Chamame
 

 
Principal
LA REVISTA
Contacto
Nuestra Historia
Conductores
Medios
Musicos
Audios
Videos
Bailantas
Festivales
Lugares
Leyendas
Costumbres
Conociendo
Chamame
Plantas Medicinales
Recetas caseras
Noticias
Entrevistas
Refranes
Guarani
Poesias
Biografias
Imagen
Imagen
EL DIA DEL CHAMAME
El 19 de septiembre de 1974, Mario del Tránsito Cocomarola "El Taita del chamamé" falleció en Buenos Aires. En su honor por Ley N°3278 del poder Ejecutivo de Corrientes se instituyó esa fecha como “El Día del Chamamé”. Por eso en este día queremos recordar a este grande de la música argentina.
Mario del Tránsito Cocomarola nació el 15 de agosto de 1918 en la localidad de San Cosme, más precisamente en la “Estancia El Albardón”, en la provincia de Corrientes. Allí al influjo de dos culturas ,de dos herencias, entre canciones de cuna guaraní de su madre correntina y melodías de lejanas tierras más allá del Océano, traídas en la memoria y la nostalgia de su padre , inmigrante italiano.
El primer contacto que Tránsito Cocomarola tuvo con la música fue a través de su padre que era acordeonista, y fue ese acordeón el que acarició desde pequeño y el primero que aprendió a tocar. Y con solo trece años y calzando pantalones largos para aparentar más edad y ayudado por las sombras de la noche, actuaba clandestinamente en lugares de vida nocturna para ganarse así sus primeros pesos. Fue también el acordeón con el cual compuso con sus primeros temas y con el que siguió grabando algunos años después aún cuando ya ejecutaba el bandoneón.
Cocomarola deja grabados en el sello Odeón 124 temas y en el sello Phillips 250,esto deja demostrado la vigencia de un genio de la música folklórica correntina. Los temas registrados en SADAIC superan dos centenares.
SIGNIFICADO DEL CHAMAME
Chamamé
El chamamé es un género musical típico de las regiones pobladas por la cultura Guaraní. Si bien tiene raigambre en el noreste argentino (en especial en la provincia de Corrientes), es en todo el Litoral argentino, y parte del Paraguay donde se lo escucha y tiene la onda significancia muchas veces desconocida por los meros oyentes.
Se caracteriza por una disposición musical poli-rítmica en la que podemos diferenciar una estructura de apoyo (bajo-base) netamente en pié binario (3/4), mientras que la melodía, es decir el canto como los instrumentos de razguido se sobreponen melódico y tonalmente con una indiscutible estructura ternaria (6/8).
Originariamente el Chamamé poseía una naturaleza mucho más ritualista, la que se fue perdiendo con el pasar de los años; convirtiéndose en música y danza que esbozan un sentir y un añorar típica del paisano correntino. Si bien la influencia de la colonización española fue lo que definió claramente la primera gran variante (al ser introducidos ciertos instrumentos desconocidos por el aborigen), no es la inclusión de dichos instrumentos lo que anula o erradica su parte ritualista. Más bien es la imposición del credo Católico Apostólico Romano, que mató, destruyo y lastimó a todo lo que se le antepuso en toda América. El nativo, que de por sí era pacífico y dócil, simplemente se adapto a los mandatos del opresor.
La palabra Chamamé proviene del guaraní "chaá-maì-mé", que significa "Yo estoy bajo la lluvia", o "bajo la sombra estoy". Ya lo menciona detalladamente el musicólogo, historiador y sacerdote jesuita Antonio Sepp, en sus recopilaciones: "se reunían bajo un enorme árbol, en forma de ronda, hablaban y cantaban a lo largo de la noche ordenadamente; respetando la sabiduría de los años, pero permitiendo un lugar a los más jóvenes. Muchas veces se animaban tanto, se alegraban tanto, que terminaban danzando, ritmando y desplazándose cual rito de adoración, propiciación o gratitud. EL CHAMAMÉ y LA CULTURA GUARANÍ, están definitivamente relacionados".
“Danza, poesía, música y tradición” son las palabras que suenan, tácitas, en el corazón de los nativos de estas tierras del nordeste argentino y sur paraguayo al momento que se desgarra una acordeón y suena un sapucai, mientras se enfervoriza la sangre de los que tienen el corazón chamamecero. Editado por: Babalorixâ Mariano de Orixalâ.

Versiones del Chamamé
Chamamé Orillero: en el que se notan muchas influencias del tango.
Chamamé cangüí (triste): se caracteriza por su tónica lenta y sentimental.
Chamamé Maceta: de pulso y ritmo vivos, habituales en los grupos que tocan en festivales, bailes y "boliches".
Chamamé Caté: de ritmo elegante (de allí "caté": categoría) y cantada totalmente en lengua guaraní.
Chamamé Rory: de ritmo alegre y contenido humorístico. Antiguamente no era valorado, su primer representante fue Mario Millan Medina. En la actualidad tiene cultores reconocidos como por ejemplo el Trio Laurel.

Influencia
Llega al Chaco, Entre Ríos y Santa Fe incluyendo la ciudad de Rosario donde a partir de la primera mitad de la decada de los cuarenta en el siglo XX se comenzó a gestar un gran movimiento chamamecero. Se extiende por toda la mesopotamia argentina y la provincia de Formosa alcanzando el oriente salteño y la Patagonia chilena.[1] En la segunda mitad del siglo XX, debido a las migraciones internas, el chamamé comenzó a introducirse en la ciudad de Buenos Aires. Por lo demás, dada la afinidad cultural y la proximidad de su núcleo original, el chamamé es muy frecuente en Paraguay y Brasil en los estados de Mato Grosso do Sul, Paraná, Santa Catarina y el norte de Rio Grande do Sul así como el este de Tarija en Bolivia. También hay que destacar, que mas allá de donde es oriundo el chamamé y de sus de reconocidos pioneros, también en cada región, provincia, o ciudad cuenta con sus pequeños (grandes) autores, haciendo rica y variada la cultura chamamecera a lo largo y a lo ancho de la región.

El culto al Chamamé
Naturalmente, los primeros en dar culto al Chamamé en Argentina fueron quienes más contacto tuvieron con los colonos alemanes del Volga llegados al país, y que aportaron lo suyo para que el originario Chotis de esta comunidad derivara en el actual chamamé argentino. Sin embargo, la designación erronea de "rusos" que recibieron estos pobladores creó confusión acerca del origen de este genéro musical y su base fue coloquialmente denominada como polka rusa. Más tarde, muchos fueron los músicos que comenzaron a tocar este ritmo que tiene, según los estudiosos del folclore del nordeste argentino, dos tipos de "chamameceros": el "hacedor" y el "poeta".
El hacedor es aquel que compone la música con su letra y el poeta es quien escribe solamente las letras. De estos se desprenden grandes nombres que han hecho de la música chamamecera el arte de la serenidad por un lado y la energía por otro.

Los Pioneros
Don Mario del Tránsito Cocomarola o bien llamado el "Taita (Padre) del Chamamé".
Don Mauricio Valenzuela
Don Mario Millán Medina
Don Isaco Abitbol
Don Ernesto Montiel
Don Tarragó Ros (padre)
Don Alberto Dionisio "Camba" Castillo
Don Ramón Ayala
Don Pocho Roch
Don Emilio Chamorro
Don Pedro de Ciervi
Don Damasio Esquivel
Don Herminio Giménez
Don Armando Blas Riera
Los Hermanos Martín, Ireneo, Tomás y Modesto Barrios
Don José Octaviano "Paquito" Aranda
Don Edgar Emilio Estigarribia
Don Abelardo Dimotta
Don Ramón "Papón" Cabrera (El Pibe de Oro)
Don Raúl Barboza
Don Constante Aguer
Don Osvaldo Sosa Cordero
Don Salvador Miqueri
Doña Ramona Galarza
Las Hermanas Vera
El dúo Rosendo y Ofelia

La nueva corriente
Raúl Barboza
Joselo Schuap
Luiz Carlos Borges (Brasil)
Rudi y Nini Flores
El Chango Spasiuk
Alejandro Brittes
Oscar Mambrín
El Grupo Amandayé
El Grupo Integracion
Aldy Balestra y el Trío Laurel
Tostâo Mineiro (Brasil)
Mario Bofill
Teresa Parodi
Humberto Falcón y La Trova
Yayo Cáceres
Coquimarola (hijo de Mario del Tránsito Cocomarola)
El Padre Julián Zini y su grupo Neike Chamigo
Ángel "Pelusa" Canteros
Grupo Ipú Porá
Juancito Güenaga
Gicela Méndez Ribeiro
Los Alonsitos
Nemopiri
Sergio Pinget

Provincias de tradición chamamecera
Las provincias de tradición chamamecera son además de la provincia de Corrientes, las de Misiones, Entre Ríos, Santa Fe, Chaco, Formosa y la Santiago del Estero. También se realizan festivales de chamamé en algunas localidades de la provincia de Buenos Aires, más precisamente en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos y en la ciudad de Ramallo donde se realiza el festival llamado Ramallo Porá.

Notas
De la mano de Antonio Tarragó Ros (hijo), el chamamé comienza a tener nuevo rumbo y un nuevo público ya que a comienzos de los años 80 con el regreso de la democracia argentina, esta expresión musical, también fue abrazada por los jóvenes que veían despertar la adormecida y reprimida cultura de un país que intentaba renacer.
↑ Galindo Oyarzo, Leonel (2004), Ritmos y Danzas tradicionales. In: Aisén y su Folclore (1ª ed.), Puerto Montt [19 sept. 2006]

Historia
Baile típico de Argentina, especialmente de las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa, Misiones y norte de la de Entre Ríos. Con epicentro en la provincia de Corrientes, su influencia llega al este del Chaco, norte de Santa Fe, norte de Entre Ríos.
Según Rubén Pérez Bugallo se trata de una expresión musical íntimamente emparentada con el gato, la chacarera, la zamba, el escondido, etc. que posee la misma - cuando no mayor - profundidad cronológica que muchas especies de esa gran familia. Fundamenta su posición en la dirección Perú-Paraguay de las corrientes colonizadoras, la llegada de los Jesuitas al Paraguay - desde Perú - y la introducción del romancero español (versos de 16 sílabas rimando entre sí en forma asonante y divididos en dos hemistiquios de 8 sílabas cada uno) también desde Perú.(El Chamamé, Ed. Del Sol,321 pág., 1996)
El sur de Misiones y parte del este de Formosa participan de su vigencia aunque aquí ya comparten posiciones con la polka y las especies secundarias emparentadas directamente con la misma (galopa, guarania, etc.). Chaco es la provincia que sigue a Corrientes en cuanto a su difusión, debido principalmente al éxodo de correntinos hacia los algodonales y obrajes chaqueños en busca de trabajo y su afincamiento definitivo ha provocado un desplazamiento hacia el este, del área del chamamé y prácticamente los estratos populares rurales de las dos provincias que responden a la pauta folklórica guaranítica son los portadores más importantes de esta expresión.
La proyección del chamamé en escala nacional producida por una preferencia general hacia los motivos musicales guaraníticos en los medios urbanos, hecho iniciado hace ya varios años, crece en intensidad y la difusión de composiciones lírico musicales inspiradas en los ritmos del litoral argentino podrían provocar, como consecuencia del movimiento provincias - metrópolis - provincias, un ensanchamiento o revitalización del chamamé en áreas marginales a la región donde tiene su ámbito natural y efectivo, por el prestigio que le otorga la metrópoli convirtiéndolo en moda nacional.
Indumentaria
Corrientes, hacia 1920.
Damas: sin medias. Alpargatas. Blusa (cualquiera). Pañuelo de seda al cuello. Pollera amplia y no muy larga, con ancho volado en el ruedo, de preferencia en tela de algodón de colores intensos, lisos y floreados.
Peinado: en dos trenzas sueltas, flores adornando el costado de la cabeza.
Caballero: botas altas, acordeonada la mitad inferior y dura la superior, con correas y hebillitas. Espuelas típicas de la región, de pihuelo largo, rodaja "puntas de clavo" o nazarenas de hierro o plata. Camisa común, sin cuello. Faja de lana tipo vasco. Cinto de cuero curtido, ancho, con bolsillos, pistolera y una o dos hebillas grandes de plata. Cuchillo a la cintura. Bombacha anchísima. Pañuelo de seda al cuello, llegando a media espalda. Ponchito al brazo. Sombrero entrerriano, ribeteado o no, de copa alta, cónica y con cuatrohoyos, alas de 7 u 8 cm. y barbijo. Este atavío se completa con su blusa, amplia, de tela igual a la bombacha, larga, de bordes rectos, prendida con tres botones.
Características
Es danza de pareja enlazada que se desarrolla como un vals lento y apocado.Se lleva a la dama de costado, casi nunca de frente y las manos se toman al revés, con movimientos balanceados de arriba hacia abajo o a la cintura, ciñéndose al revés.
Coreografía
Es libre, tan sólo sujeta a unas pocas figuras básicas elementales.
Pasos
Se denomina sobrepaso (el pie que llega es el que sale), en el que la pierna que da el paso se flexiona al apoyar el pie. Conforme se balancee el cuerpo, le da características de paso hamacado.
El arrastrado es un paso de danza por cada dos de música, con marcado de vals exagerando el avance.
El paso cruzado se logra cruzando los pies en forma alternada.
El zapateo
Las formas comunes son el parará, que se realiza con ambos pies en posición de repique, el taconeo, que se hace con un solo pie o talón y llamado generalmente chicada o chicadita, con la dama suelta o tomada (cuando hay deslizamiento hacia el costado se lo llama irivú chicá chicá o chicada del cuervo) y la cepillada o escobillada, compuesto por todas las figuras posibles escobillando el suelo a los pies de la dama. Todo zapateo es a contrapunto con otro bailarín.